fbpx

¡Paletas de caramelo caseras que podrás preparar con pocos ingredientes!


Sí, puedes preparar paletas de caramelo caseras. Ahora que nos encontramos en casa, guardando la cuarentena para poder frenar el avance del covid-19, vamos a dejarte nuestra receta para que puedas preparar tus propias paletas de caramelo caseras. ¡Será un proyecto muy rico y divertido que podrás hacer junto a los chicos, en casa!

Claro que las paletas de caramelo son las golosinas favoritas de chicos (y también de grandes). Vamos, acuérdate, cuando te llevaban al pediatra, ¿qué era lo que hacía el Dr. cuando finalizaba la consulta? ¡Te regalaba una paletita de caramelo! ¿No era ese el momento más esperado por ti? Ahora, imagina un cumpleaños… pero sin una sola en tu mesa. Qué aburrido, ¿verdad? Mientras este coronavirus nos tiene encerrados y no podemos atenderte, ¡qué dilema!, ¿cómo hacer? Para que puedas tener un premio por lo bien que se están portando los chicos, para el cumpleaños que venga, o simplemente porque las extrañas, te vamos a dejar nuestra receta para que puedas hacer unas paletas de caramelo caseras.

Toma nota de los ingredientes:

  • 1 taza de azúcar
  • 1/2 taza de agua
  • 1/3 de taza de glucosa
  • Unas 4 gotitas de colorante vegetal para repostería (opcional)
  • Una cucharadita de esencia para repostería, del sabor que tengas (opcional)
  • 1 y 1/2 tazas de azúcar impalpable (opcional, si no tienes un molde)
  • Palitos o brochetas
  • Si los quieres hacer extra ricos, puedes agregarle algunos berries  (cinco o seis) como aguaymantos, arándanos, frambuesas, etc. (opcional, pero si puedes aplicarla, elige a tu favorito y que tengas disponible. De ser así, elimina el colorante y la esencia mencionados anteriormente)

Antes de empezar, tienes que contar con un área de trabajo que puede ser una bandeja o mesa donde colocarás las paletitas de caramelo. En esta área, si no cuentas con moldes, vas a distribuir el azúcar impalpable, formando una capa gruesa y plana, alisándola. Luego, usando la base de un vaso mediano, presiona sobre esta capa de azúcar, para formar una hendidura redonda que servirá como molde para tus paletas. Puedes ver cómo hacerlo, aquí (en el segundo 43).

Manos a la obra. A preparar las paletas de caramelo.

En una cacerola de  fondo grueso, hierve el agua, junto al azúcar y la glucosa, revolviendo siempre (y con cuidado), buscando que el azúcar se disuelva y quede un almíbar sin gránulos. Cuando rompa el hervor, agrégale los berries (si los tienes), y deja de revolver. En caso de no tener las frutas, en este momento puedes agregarle el colorante. Limpia con un paño limpio, empapado con agua, los bordes internos de la cacerola que puedan tener gránulos de azúcar.

El punto del caramelo duro es 150 °. Este punto debe de llegar entre los 5 a 7 minutos de haber empezado a hervir. Si no cuentas con un termómetro, de rato en rato, puedes verificar el punto usando un palito e introduciéndolo en el almíbar, lo retiras y luego ese almíbar que está en el palito lo metes en un vaso con agua por unos segundos para que enfríe. Prueba el almíbar. Si se te pega a los dientes o está chicloso, aún no llegó al punto duro. Repite nuevamente el procedimiento de probar en un minuto o dos. Si por el contrario, lo sientes crocante al morder, ya llegó al punto. Apaga y retira del fuego de inmediato. Agrégale la esencia en este momento (si no usaste los frutos).

Tan rápido como puedas, vierte el almíbar en los moldes (o en las hendiduras que hiciste en el  tablero con azúcar impalpable), hasta llenar. Luego coloca los palitos sobre las paletas y espera a que enfríen. Después de unos cinco a diez minutos, una vez que hayan enfriado, puedes remover las paletas. Para conservarlas, puedes envolverlas en papel film y guardarlas en un ambiente fresco y seco. Deberían durar unos quince días (si no te las comes antes).

Niña con paleta de caramelo casera

¿Qué te pareció? Esperamos que puedan pasar un momento divertido con los pequeños de la casa, preparando estos caramelos. Claro, si desean algo mas elaborado, pueden contar con nosotros. ¡Cuídense mucho!

 

 

 

 

 

 

 

¡Llámanos!