fbpx

El tan vapuleado azúcar, ¿nuestro aliado para vencer al coronavirus?


Hay que admitirlo. El azúcar, ese carbohidrato base de nuestros “feliciosos” caramelos, se fue convirtiendo con el paso de los años, del rey de los momentos más lindos y divertidos, en ese patito feo del que ahora muchos huyen (no tú, por supuesto 😉). Pero ¿sabías que el azúcar podría ser un aliado utilísimo para vencer al coronavirus?

 

Según un informe, investigadores suizos y británicos han conseguido destruir, por simple contacto, diversos virus entre ellos el SRAS-CoV-2 (el que todos llaman coronavirus), causante del COVID-19, con solo modificar moléculas del azúcar. El resultado de esto va a permitir preparar medicamentos antivirales de amplio espectro, capaces de destruir diversos virus respiratorios y herpéticos. Pero ¿qué entendemos por simple contacto?

 

Por ejemplo, la lejía, es capaz de destruir virus por simple contacto (al entrar en contacto directo con el virus), sin embargo, es extremadamente peligrosa para el ser humano y el medioambiente. Si se aplica sobre el cuerpo causaría lesiones serias en la persona. Por otro lado, los medicamentos antivirales actúan inhibiendo el crecimiento de los virus, pero no los destruyen. ¡Qué dilema!, ¿verdad?

 

Basándose en experimentos anteriores, donde usaron nanopartículas de oro para atraer a los virus y destruirlos, lograron desarrollar un nuevo y mejor antiviral, pero esta vez usando derivados naturales del azúcar llamados ciclodextrinas. Estas demostraron ser mejores que el oro, al ser igualmente no tóxicas pero además fáciles de usar.

 

Al igual como en los experimentos con las nanopartículas del oro, los científicos notaron que las ciclodextrinas también atraen primero a los virus y luego los desactivan, al destruir las partículas infecciosas de estos por simple contacto, en vez de solo bloquear el crecimiento viral, como lo hace cualquier antiviral actual. Por su naturaleza estable puede aplicarse en gel o vaporizador nasal, lo que evita implicar al aparato digestivo.

 

Otra información esperanzadora, cuenta que investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, han desarrollado una vacuna que neutraliza con éxito el SRAS-CoV-2 (coronavirus), en ratones de laboratorio, ¡utilizando nada menos que un parche hecho con azúcar! Ellos desarrollaron un parche del tamaño de la yema de un dedo con 400 microagujas hechas de azúcar, las que administran la proteína (llamada Spike) que va a generar los anticuerpos y que se disuelven en la piel.

 

Este tipo de sistema, se basa en la técnica de raspado que se utiliza para con la vacuna del sarampión, pero es mucho más cómoda y casi indolora, a comparación de otros métodos. Los autores se encuentran actualmente tramitando los permisos ante la FDA para poder hacer las pruebas en humanos.

 

Pero el aporte del azúcar no queda ahí. ¿Recuerdan cuando nuestras abuelitas decían “enfermo que come, no muere”?, resulta que, como siempre, nuestras abues tenían razón. Según Ruslan Medzhitov, una autoridad mundial entre los investigadores del sistema inmunitario y la respuesta inflamatoria, es importante el comer sobre todo cuando se atraviesa un proceso viral, mas no tanto en uno bacterial.

 

¿Y qué tiene que ver el azúcar? Pues según sus estudios, resulta que la glucosa (que se encuentra en el ahora temido azúcar de mesa, la miel, las frutas o el pan), es necesaria para la supervivencia en modelos de inflamación viral, y por el contrario es contraproducente cuando se trata de infecciones bacterianas, donde administró otros tipos de dieta.

 

Entonces, si atrapas una infección viral y si tienes ganas de comer, come, pero no te fuerces tampoco. Pero sobre todo, ¡trata algo dulce, que te llene de energía!

 

¡Llámanos!